53-Tu relacion con el momento presente

En tu relación con el momento presente

esta la oportunidad para despertar

y acceder a la fuente ilimitada..

del bienestar y la abundancia..

 

De Eckhart Tolle:

El conocimiento profundo de nuestro ser no tiene nada que ver con las ideas que flotan en nuestra mente. Conocernos a nosotros mismos implica estar anclados en el Ser, en lugar de estar perdidos en la mente.

Puesto que no somos el ego, el hecho de tomar conciencia de él no significa que sepamos lo que somos: sólo reconocemos lo que no somos. Pero es gracias a ese conocimiento de lo que no somos que logramos eliminar el mayor obstáculo para llegar a conocernos realmente. 

El universo es un todo indivisible en el cual todas las cosas están interconectadas y donde nada puede existir aisladamente. 

 

del Capitulo 7 – Como descubrir nuestra verdadera esencia

del libro de Eckhart Tolle “Una nueva Tierra”

Ego y momento presente 

Una vez que hemos alcanzado un cierto nivel de conciencia, es decir, de Presencia (y si está leyendo esto es porque seguramente es su caso) estamos en capacidad de decidir qué clase de relación deseamos tener con el momento presente.

¿Deseo que éste momento sea mi amigo o mi enemigo?

El momento presente es inseparable de la vida, de tal manera que nuestra decisión se refiere realmente a la clase de relación que deseamos tener con la vida. Una vez tomada la decisión de ser amigos con el momento presente, nos toca dar el primer paso: mostrarnos amigables con él, acogerlo independientemente de su forma de presentarse. Y no tardaremos en ver los resultados. La vida se torna amable con nosotros. La gente nos ayuda y las circunstancias cooperan. Pero es una decisión que debemos tomar una y otra vez, hasta que aprendamos a vivir naturalmente de esa manera.

Con la decisión de hacer amistad con el momento presente viene el fin del ego.

El ego no puede nunca estar en consonancia con el momento presente, es decir, en consonancia con la vida, puesto que su propia naturaleza lo induce a resistir, menospreciar o hacer caso omiso del Ahora. El ego se nutre del tiempo. Mientras más fuerte el ego, mayor es el tiempo durante el cual controla nuestra vida. Casi todos nuestros pensamientos entonces se refieren al pasado o al futuro y el sentido de lo que somos depende del pasado, donde encuentra una identidad, o del futuro donde busca su realización. El temor, la ansiedad, la expectativa, el remordimiento, la culpa, y la ira son disfunciones del estado de la conciencia atrapado en el tiempo.

El ego trata el momento presente de tres maneras: como un medio para una finalidad como un obstáculo o como un enemigo. Analicemos una a la vez, de tal manera que cuando ese patrón se apodere de usted, pueda reconocerlo y decidir nuevamente.

En el mejor de los casos, el ego ve en el momento presente un medio para cumplir una finalidad. Sirve para llevarnos a algún momento en el futuro considerado más importante. Pero el futuro nunca llega salvo como momento presente y, por tanto, nunca es más que un pensamiento en la cabeza. En otras palabras, nunca estamos totalmente aquí porque siempre estamos ocupados tratando de llegar a algún otro lugar.

Cuando este patrón se acentúa, lo cual suele suceder, el momento presente es visto o tratado como si fuera un obstáculo a superar. Es allí donde surgen la impaciencia, la frustración y el estrés y, en nuestra cultura, esa es la realidad cotidiana, el estado normal de muchas personas. La Vida, la cual ocurre ahora, es vista como un “problema”, y todos habitamos en un mundo lleno de problemas que debemos resolver para ser felices, sentirnos realizados o comenzar realmente a vivir (o por lo menos eso creemos). El problema está en que, por cada problema que resolvemos aparece uno nuevo. Mientras veamos un obstáculo en el momento presente, los problemas no tendrán fin. “Seré lo que deseas que sea”, dice la Vida o el Ahora. “Te trataré como tú me trates. Si me ves como un problema, eso seré para ti. Si me tratas como a un obstáculo, seré un obstáculo”. 

En el peor de los casos, y esto también es muy común, el momento presente es visto como un enemigo. Cuando odiamos lo que hacemos, nos quejamos de nuestro entorno, maldecimos de las cosas que suceden o han sucedido; o cuando nuestro diálogo interno está lleno de lo que deberíamos o no deberíamos hacer, de acusaciones y señalamientos, entonces nos peleamos con lo que es, con aquello que de todas maneras ya es como es. Convertimos a la Vida en nuestra enemiga y ella nos dice, “si lo que quieres es guerra, guerra tendrás”. La realidad externa, la cual es siempre el espejo de nuestro estado interior, se experimenta como algo hostil. 

Una pregunta crucial que debemos hacernos con frecuencia es..

 ¿cuál es mi relación con el momento presente?

Después debemos estar alertas para descubrir la respuesta. ¿Trato el Ahora apenas como un medio para llegar a una finalidad? ¿Lo veo como un obstáculo? ¿Lo estoy convirtiendo en enemigo? Puesto que el momento presente es lo único que tendremos, puesto que la vida es inseparable del Ahora, lo que la pregunta significa realmente es, ¿cuál es mi relación con la vida? Esta pregunta es una forma excelente de desenmascarar al ego y de entrar en el estado de Presencia. Aunque la verdad absoluta no está encarnada en la pregunta (en últimas, yo y el momento presente somos uno), es una guía importante hacia el camino correcto. Hágase esa pregunta con frecuencia, hasta que ya no la necesite. 

¿Cómo trascender una relación disfuncional con el momento presente? Lo más importante es reconocerla en nosotros mismos, en nuestros pensamientos y en nuestros actos. Estamos en el presente en el momento mismo en que notamos que nuestra relación con el Ahora es disfuncional. Ver equivale al afloramiento de la Presencia. Tan pronto como vemos la disfunción, ésta comienza a desvanecerse. Algunas personas se ríen cuando ven esto. Con el reconocimiento viene el poder de elegir: la posibilidad de decirle “sí” al Ahora y de aceptarlo como amigo. 

 

..¡! DESPIERTA HERMANO¡!.. libérate,..  

Lee o relee el capítulo 7 del libro una nueva Tierra. Mira el video de la clase 7 que corresponde a este capítulo, donde tendrás una conexión indirecta visual (muy importante) con Eckhart Tolle, que facilita la transmisión del conocimiento, .. tu subconsciente puede captar paquetes de información.. mas allá de las palabras

Completa en 10 partes en YouTube

http://www.youtube.com/view_play_list?p=B275A2DC1B98BC56&page=4

Descargar video completo

http://rapidshare.com/files/196030138/tolle_una_nueva_tierra_clase_7.part1.rar
http://rapidshare.com/files/196077522/tolle_una_nueva_tierra_clase_7.part2.rar

 

EJERCICIOS

La modificación consciente de los pensamientos, emociones y hábitos… es el paso básico para el despertar. Es necesario integrar el conocimiento en la memoria celular.. no simplemente basta con que lo sepas a nivel intelectual.. Disciplínate con los ejercicios diarios.  

RESPONSBILIZATE de ti mismo y transfórmate a ti mismo en el SER amoroso, inteligente y pacifico que subyace bajo la ilusión del ego… RESPONSABILIZATE de Tus pensamientos/emociones y “observa”.. ponte atento, siempre presente de instante en instante. 

Ejercicio de no reacción 

Cuando alguien lo critique, lo culpe o lo ofenda, en lugar de replicar y defenderse inmediatamente no haga nada. Observe lo que siente,.. Posiblemente se sentirá incomodo y molesto por un momento;.. pero si persiste en esta práctica, cada que ocurre la crítica o el señalamiento por parte de otro, llega el momento en que descubre ese espacio interno que es consciencia expandida… Es el ego el que, ante la crítica o la ofensa, sale inmediatamente a defenderse… Procure realizar esta práctica durante 30 días continuos,.. y así reducirá su ego y expandirá su consciencia. Esto no quiere decir que deba permitir que otros se aprovechen de Usted,.. cuando sea necesario reaccionar ante la crítica, hágalo,.. pero desde esa posición de consciencia expandida,.. donde el ego esta disminuido. 

Continuamos los ejercicios diarios. 

Nos reunimos en nuestro lugar metafórico habitual, formando un círculo.. siéntate cómodo, relajado, cierra los ojos, respira profundo y suave.. 7 veces, .. imagina, visualiza un anillo de luz de color dorado muy suave, casi blanco que nos envuelve. Pon una mano sobre tu vientre en el área abajo del ombligo y la otra en el centro del pecho …y de una forma que sientas cómoda, cierra los ojos, (no te enganches con pensamientos, déjalos pasar).. “focaliza” tu atención en tu cabeza, y con la boca cerrada pronuncia (aaa..), luego llevas tu atención al centro del pecho, debajo de tu mano, y prununcias (uuu..), pasas tu atención al área del ombligo bajo tu otra mano y pronuncia (mmm..),.. siente la vibración,.. primero en la cabeza, luego en el pecho y después en el estomago,… continua con esto por 1 minuto aproximadamente, y luego en silencio y con los ojos cerrados mantienes tu atención en las áreas bajo tus manos (una en el pecho y la otra en el vientre) por unos 10 minutos.. y al final dices.. “Gracias.. Te Amo”.   

Adicionalmente, en la noche, antes de entregarte al sueño,.. acostado boca arriba coloca nuevamente tus manos, una en el pecho y otra en el área bajo el ombligo,  haz una respiración profunda,… y “focaliza” tu atención en el área bajo tus manos.. mantente relajado y centrada la atención bajo tus manos,.. siéntete bien.. y  con intención mantente así por un minuto.. siempre que te sientas bien. 

Cultiva el hábito el escuchar la “música especial”, .. (de la que mencionamos en la parte 43).  

¡¡ ESTAMOS DESPERTANDO ¡!!…. sigue adelante,..

NO TE DISTRAIGAS.. el mayor trabajo es sobre si mismo.  

Continúa con la parte (54). 

Un abrazo de luz,

Paloma 

Si apenas te enteras de este experimento y deseas unirte, debes iniciar por la parte numero uno y seguir el recorrido tal como se indique.  

https://masacritica.wordpress.com/2007/11/02/1-prologo/

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: