22-Demencia colectiva..EGO

..

ESTAMOS DESPERTANDO, y accediendo a mayores niveles de consciencia, en los que puedes ver el mundo que te rodea y tu mundo interior de pensamientos, emociones y percepciones en general de una manera diferente a como creías que era todo; posiblemente te encuentres con sorpresas, descubriendo que muchas de tus “creencias”, son grandes errores colectivos, y no puedes entender cómo millones de personas pueden creer e insistir en mantener tales errores,… no te angusties,… es la “ilusión” creada por el gran manipulador de la masa humana… EL EGO.

 

Quienes están bajo la “ilusión”, que es tal cual un estado hipnótico, no aceptaran ni querrán escuchar que están sufriendo una disfunción mental-emocional colectiva, no lo aceptaran,.. solamente, recomiéndales practicar la relajación y la meditación, pues ese es el camino que los guía a un nivel superior donde pueden empezar a cuestionarse sobre la realidad de este supuesto mundo  de 3D o “físico”.

 

Iniciamos una segunda etapa en este camino para el despertar de la consciencia,.. todo el que haya podido llegar a este punto (22), recorriendo el camino, tal como se ha venido guiando… ESTA LISTO, para “descubrir”;… ¿descubrir qué?.,.. solo TU lo sabrás cuando lo descubras, yo no te lo diré,.. y sería tonto decirlo, pues sería como hablarte en un idioma desconocido. Solo el que logre despertar la consciencia lo verá, entenderá y será completamente libre de la “ilusión”.

 

Veamos este planteamiento sobre esta disfunción mental, con un extracto y adaptación del libro Una nueva Tierra, de Eckhart Tolle.

 

La Disfuncion Mental colectiva

 

Las religiones y las tra­diciones espirituales, aparentemente diferentes, convergen en dos principios fundamen­tales. Todas apuntan hacia una doble verdad fundamental.

 

Primera: El reconocimiento de que el estado mental “normal” de la mayoría de los seres humanos contiene un elemento fuerte de disfunción o locura.

 

Segunda: Esta disfunción se está acelerando e intensificando.

 

Son quizás algunas de las enseñanzas del hinduismo las que más se acercan a ver esta disfunción como una forma de enfermedad mental colectiva. La denominan maya, el velo de la ilusión.

 

Para el budismo, la mente humana en su estado normal genera sufrimiento, descontento o simple desdicha. La ve como una característica de la condición humana.

 

Según las enseñanzas cristianas, el estado colectivo normal de la humanidad es el del “pecado original”. La palabra “pecado” ha sido mal comprendida y mal interpretada. Traducida literalmente del griego antiguo, idioma en el cual se escribió el Nuevo Testamento, pecar significa errar el blanco, como el arquero que no clava la flecha en el centro. Por consiguiente, significa no dar en el blanco de la existencia humana. Significa vivir torpe y ciegamente, sufriendo y causando sufrimiento. Así, el térmi­no apunta a una disfunción inherente a la condición humana.

 

Los logros de la humanidad son inmensos. Hemos creado obras sublimes en la música, la literatura, la pin­tura, la arquitectura y la escultura. La ciencia y la tecnología han traido cambios radicales y extraordinarios para la humanidad. No hay duda de que la mente humana es enorme. Sin embargo, esa misma inteligen­cia está tocada de locura.

 

La ciencia y la tecnología han amplifi­cado el impacto destructivo ejercido por la disfunción de la mente humana sobre el planeta, sobre otras formas de vida y sobre los mismos seres humanos. Es por eso que la historia del siglo veinte es la que permite reconocer más claramente esa locura colectiva.

 

” Un rio de historia fluye ”

creado por la disfuncion mental colectiva

 

guernicapicasso

 

..

La Primera Guerra Mundial estalló en 1914. Toda la historia de la humanidad había estado preñada de guerras crueles y destructivas, motivadas por el miedo, la codicia y las ansias de poder, además de los episodios ignominiosos como la esclavitud, la tortura y la violencia generalizada motivada por razones reli­giosas e ideológicas. Los seres humanos habían sufrido más a manos de otros seres humanos que a causa de los desastres natu­rales.

 

Sin embargo, en 1914, la inteligencia de la mente humana había inventado no solamente el motor de combustión interna sino los tanques, las bombas, las ametralladoras, los submarinos, los lanzallamas y los gases tóxicos.

 

¡La inteligencia al servicio de la locura!

 

En una guerra de trincheras perecieron en Francia y en Bélgica millones de hombres tratando de conquistar unas cuantas millas de marismas. Al terminar la guerra en 1918, los sobrevivientes observaron horrorizados e incrédulos la devasta­ción provocada: 10 millones de seres humanos muertos y muchos más mutilados o desfigurados. Nunca antes habían sido tan destructivos, tan dolorosamente palpables, los efectos de la locura humana.

 

Estaban lejos de saber que eso era apenas el comienzo.

 

Para finales del siglo, el número de personas muertas violen­tamente a manos de sus congéneres aumentaría a más de cien millones. Serían muertes provocadas no solamente por las gue­rras entre las naciones, sino por los exterminios masivos y el genocidio, como el asesinato de 20 millones de “enemigos de cla­se, espías y traidores” en la Unión Soviética de Stalin, o los horrores del holocausto en la Alemania nazi. También hubo muertes acaecidas durante un sinnúmero de conflictos internos como la Guerra Civil Española o durante el régimen de los Khmer Rojos en Cambodia cuando fue asesinada una cuarta parte de la población de ese país.

 

Basta con ver las noticias de todos los días para reconocer que la locura no solamente no ha menguado sino que todavía continúa en el siglo veintiuno.

 

Otro aspecto de la disfunción colectiva de la mente humana es la violencia sin pre­cedentes desatada contra otras formas de vida y contra el planeta mismo: la destrucción de los bosques productores de oxígeno y de otras formas de vida vegetal y animal, el tratamiento cruel de los animales en las granjas mecanizadas y la contaminación de los ríos, los océanos y el aire.

 

Empujados por la codicia e ignorantes de su conexión con el todo, los seres humanos insisten en un comportamiento que, de continuar desbocado, provocará nuestra propia destrucción.

 

Las manifestaciones colectivas de la locura asentada en el corazón de la condición humana constituyen la mayor parte de la historia de la humanidad. Es, en gran medida, una historia de demencia. Si la historia de la humanidad fuera la historia clínica de un solo ser humano, el diagnóstico sería el siguiente: desórdenes crónicos de tipo paranoide, propensión patológica a cometer asesinato y actos de violencia y crueldad extremas contra sus supuestos enemigos, su propia inconsciencia proyectada hacia el exterior; demencia criminal, con unos pocos intervalos de lucidez.

 

El miedo, la codicia y el deseo de poder son las fuerzas psicológicas que no solamente inducen a la guerra y la violencia entre las naciones, las tribus, las religiones y las ideologías, sino que también son la causa del conflicto incesante en las relaciones personales. Hacen que tengamos una percepción distorsionada de nosotros mismos y de los demás. A través de ellas interpretamos equivocadamente todas las situaciones, llegando a actuaciones descarriadas encaminadas a eliminar el miedo y satisfacer la ne­cesidad de tener más: ese abismo sin fondo que no se llena nunca.

 

Sin embargo, es importante reconocer que el miedo, la codicia y el deseo de poder no son la disfunción de la que venimos hablando sino que son productos de ella. La disfunción realmente es un delirio colectivo profundamente arraigado dentro de la mente de cada ser humano. Son varias las enseñanzas espirituales que nos aconsejan deshacernos del miedo y del deseo, pero esas prác­ticas espirituales por lo general no surten efecto porque no atacan la raíz de la disfunción.

 

El miedo, la codicia y el deseo de poder no son los factores causales últimos. Si bien el anhelo de mejorar y de ser buenos es un propósito elevado y encomiable, es un empeño condenado al fracaso a menos de que haya un cambio de conciencia. Esto se debe a que sigue siendo parte de la misma disfunción, una forma más sutil y enrarecida de superación, un deseo de alcanzar algo más y de fortalecer nuestra identidad conceptual, nuestra propia imagen.

 

No podemos llegar a ser buenos esforzándonos por serlo sino encontrando la bondad que mora en nosotros para dejarla salir. Pero ella podrá aflorar únicamente si se produce un cambio fundamental en el estado de conciencia.

 

La historia del comunismo, inspirado originalmente en ideales nobles, ilustra claramente lo que sucede cuando las personas tratan de cambiar la realidad externa, de crear una nueva administración social y económica de los países, sin un cambio previo de su realidad interior, de su estado de conciencia…

 

Hacen planes sin tomar en cuenta la impronta de disfunción que todos los seres humanos llevamos dentro: el ego.

 

Observa el siguiente video, sin hacer juicios,.. simplemente “observa”

 

ley de Evolucion … Dios no juega a los dados, dijo Einstain

 

 

EJERCICIOS

INSISTO !!.. solo con la modificación de la red neuronal, se puede acceder a la consciencia de  manera plena…. y esa modificación se hace a través del cambio de pensamientos, emociones y hábitos… ¡¡ TOMA EL CONTROL !!… desconéctate del piloto automático… EL EGO.

¿ Lo estas descubriendo ya ¿?…¿Puedes ya conectar al inmenso campo vibracional de la PAZ..?..

o sigues sufriendo, quejándote y culpando a “otros” por tus problemas.

Tienes que INTEGRAR el conocimiento, que toda esta información te está dando y hacerlo parte de tu experiencia de vida… Tienes que MODIFICAR CONSCIENTEMENTE tus hábitos, que son los que transforman la red neuronal, y permitirán la manifestación plena de la CONSCIENCIA en ti, es la puerta de acceso a la felicidad/amor y poder consciente.

Continuamos los ejercicios diarios… Igual que en los días anteriores

Haz los ejercicios como si fuesen un juego, deja que tu niño interior se complazca en ello, no mentalices…… ¡Juega! a visualizar y verte reunido con el grupo… los ejercicios son TODOS los días, esa es la forma de alcanzar resultados.

Eres bienvenido a este lugar especial del ahora, que es el momento donde todos coincidimos, y estamos reunidos como Grupo, …. es una gran pirámide de luz con un amplio salón donde nos sentamos sobre el piso luminoso formando un amplio círculo…. y realmente si estamos reunidos en este nivel de conciencia haciendo nuestro ejercicio, todos en el mismo momento del ahora.  

Te sugiero procurar hacer el ejercicio en la mañana al levantarse, pero si no puedes en esta hora, hazlo en el momento apropiado para ti y solamente pon TU Intención de estar en ese momento metafórico del ahora donde todos coincidimos… (El Espíritu esta fuera del tiempo lineal, que percibimos como humanos, así que tiene el poder de conectarte con el grupo en tu momento apropiado).

 

Busca un lugar y momento apropiado en el que puedas estar en silencio, sin que nadie te interrumpa; siéntate cómodamente manteniendo la espalda recta….  relájate, cierra tus ojos, y haz 3 respiraciones lentas y profundas, inhala por la nariz y exhala por la boca,  luego continua respirando tranquila y normalmente…. siéntete lleno de Paz… Piensa “ mi boca se llena de saliva fresca “.. siente la humedad en tu boca y procura mantenerla así durante todo el ejercicio.

 

Visualiza tu cuerpo de luz por unos segundos, y con los ojos cerrados permaneces en quietud y silencio mental poniendo tu atención en tu respiración, al centro del pecho, continua así por 5 minutos, si aparecen pensamientos,.. no te enganches con ellos obsérvalos y déjalos pasar.

Práctica el canto estimulante AAAA en la ducha, y cuando lo hagas pon tu intensión/atención en el centro de tu pecho.

Antes de dormir Piensa “mi boca se llena de saliva fresca “.. Siente la humedad en tu boca, y céntrate en “sentirlo” hasta que te duermas, no te enganches con ningún pensamiento, déjalos pasar como si fueran nubes. Continuamos con esta práctica de la boca húmeda para cada momento del día en que te acuerdes, se trata de integrar esto como un habito.

Práctica el OBSERVAR tus emociones y pensamientos, procura hacerlo durante el mayor tiempo posible durante todo el día…. OBSERVA como ciertos pensamientos desencadenan ciertas emociones,.. experimenta a cambiar conscientemente pensamientos y ve la emoción/sensación que se produce.

AHORA, nos mantendremos conscientes del momento presente, el mayor tiempo posible durante el día, así que TOMA CONCIENCIA DEL PRESENTE. Cada que comas algo, ubícate en el presente, siente los sabores, y observa los detalles del instante, colores, texturas, etc.

Pasa en contacto con la naturaleza el mayor tiempo posible, ten cerca una planta viva preferiblemente, coloca un paisaje de naturaleza en tu pantalla, cuadros de naturaleza en tu hogar y oficina… obsérvalos a menudo.. Simplemente observa… CONECTATE con esa energía,.. no pongas etiquetas,.. no pongas pensamientos,..

Da  GRACIAS,..( Gracias, gracias, gracias ) por esos momentos presentes que estas disfrutando. RECONOCE CON GRATITUD,.. todo el bien que recibes… NO TE QUEJES,… del gobierno, de tu pareja, tus hijos, colocándote en la posición de la “victima”..

COLOCATE Y CONECTATE EN LA GRATITUD,… cuando logres sintonizarte en la gratitud sentirás un gozo/alegría sublime, que lo alcanzaras cuando formes este habito de la gratitud.

 

¡¡DESPIERTA!!

 

Continua con la parte (23)

Recuerda que estamos haciendo un trabajo que transforma la red neuronal, y esto se logra con hábitos de pensamiento/emoción

Un abrazo de luz,

Paloma

Si apenas te enteras de este experimento y deseas unirte, debes iniciar por la parte numero uno y seguir el recorrido tal como se indique.   https://masacritica.wordpress.com/2007/11/02/1-prologo/

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: